El mercado es un océano y cada vez somos más peces en este mar. La competencia en este es feroz y teñimos el mar de rojo. Pero hay otra forma de convivir sin tener que ser un tiburón. Hay un océano azul que nos espera. Así lo describieron W. Chan Kim y Renée Mauborgne en 1990. La teoría del océano rojo/ océano azul ponía énfasis en la posibilidad de crear nuevos espacios de mercado a través de la innovación y la creatividad. No se trata de competir cuerpo a cuerpo con empresas de tu sector, sino hacer lo posible como para ampliar el mercado y ofrecer algo que no sólo es diferente, sino que es nuevo.

LA IMPORTANCIA DE CONTAR EL PORQUÉ

En B2B la innovación no está al alcance de todos, pero aun así debes buscar tu manera de romper las fronteras del mercado. Sea como sea, cualquier empresa, startup o gran compañía debe encontrar su manera de expresarse y explicar su misión. Aquí es donde entra en juego el marketing de contenidos. Pero no solo se trata de explicar lo que haces  y de poner un call to action resultón. Hay que buscar la conexión emocional con tus clientes potenciales y prospectos.

De hecho, cada vez las marcas B2B generan conexiones más emocionales entre ellas. Ya lo averiguó Google en un estudio que lideró junto con CEB y Motista en el que remarcaba que los clientes B2B están significativamente más conectados emocionalmente con sus proveedores y proveedores de servicios que los consumidores. Por que al final el B2B se basa en las relaciones personales no en las transacciones. Por tanto es imprescindible ser capaz de generar confianza. Solo así ayudarás a tus prospectos a decantar la balanza de las decisiones a tu favor. Para lograr eso lo mejor es apostar por el storytelling.

Llegeix tot l’article a Branding Industrial.