El Coronavirus nos ha obligado a una gran mayoría de trabajadores a realizar nuestras tareas de manera telemática. Pero la realidad es que, año tras año, de forma progresiva, pero lentamente, aumentan los trabajadores que pasan más tiempo en casa trabajando a distancia para su empresa. Según los últimos datos recabados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el 2019, el 8’3% de los ocupados realizan teletrabajo, ya sea de forma ocasional o más de la mitad de los días que trabajó. Estamos seguros de que la evolución de este dato en el 2020 dará un salto a la gráfica considerable. Y no solo durante este periodo, sino que una vez terminado el confinamiento muchas empresas seguirán con esta nueva manera de trabajar.

Estas predicciones se ven reflejadas también con los estudios que la asociación Global Workplace Analytics, está realizando durante esta pandemia. Los últimos datos antes de la eclosión del Covid-19 en Estados Unidos apuntaban que solo el 3’6% de la fuerza laboral de los empleados trabajaba en casa a media jornada o más. Pero sus estimaciones de futuro aventuran que cuando todo termine, los que ya trabajaban de forma remota aumentarán el teletrabajo y los que no lo tenían implantado empezarán progresivamente. Poniendo números a sus análisis, GWA estima que entre el 25 y el 30% de la fuerza laboral trabajará en el hogar durante varios días a la semana para finales de 2021. La consultora americana aventura que esta nueva situación beneficiará a todos por igual. El teletrabajo es un win win, tanto para la empresa como para el trabajador.

Llegeix tot l’article a Branding Industrial.